AQUEL JARDÍN

Se detuvo el tiempo en mi rostro, tejiendo remembranzas de aquellas noches vacías que galopaban sobre las tinieblas esperando el momento en que tú, voltearas y te dieras cuenta de lo mucho que yo te necesitaba. Más sin embargo seguías empeñado en reformar el mundo sacrificando nuestros sueños, nuestro amor que no supe en que momento huyó de nuestro lado. Haciendo caso omiso cabalgaste por otra senda deteniéndote a contemplar otros jardines que quizá reverdecieron en tu savia mientras aquel jardín que por algún tiempo dejaste de regar se marchitaba poco a poco y el polen de sus flores quedó esparcido logrando germinar por otros suelos. Hoy han nacido nuevos brotes, nuevas rosas más aquella que cultivaste, la que tanto amaste, se ha secado y sus pétalos han formado un grueso separador de aquel mi nuevo poemario. Aurora: Ma Gloria Carreón Zapata.

Comentarios

Entradas populares