martes, 30 de agosto de 2011

CIANURO




Danzando con la pena oscura 
sobre las tinieblas
sedienta de su misteriosa compañía
un secreto su alma le guardaba 
y la mía lo presentía
vicio fatal anunciaba 
en su vaivén el viento a su paso
secreto a voces 
más yo era la única que ciega 
de rodillas le adoraba,
creí que su rostro era el cielo 
y su boca mi sendero
cuando soñé un amor que complementara 
mis más puros anhelos
cruel destino bailaste tango conmigo 
y por la espalda hundiste 
la daga de la vil mentira.


Después tiraste las cartas y diste directo 
en mi mancillado rostro
esa noche en que el viento 
me hablaba meloso como amigo
y sorprendida al verme 
me tendió el anzuelo
mientras yo mi mano le extendía confiada
dulce ósculo como miel de abeja
en mis labios plasmó 
el cianuro que aniquiló mi alma.

Brillo de boinas bordadas 
con hilos oro y plata sobre su cabeza,
apurando así mi paso me refugié 
en su hondo y oscuro silencio
 cuando a lo lejos 
sobre las ramas de un arbusto
el fuerte ventarrón jugueteaba 
con la falsa dicha.

Yo deambulaba con la daga clavada 
sollozando en silencio,
destrozada deseaba a esa hora 
que el óbito frío me abrazara,
dándome cuenta que había nacido 
solo para soñarme entre sus brazos
así mismo cerré mis ojos y caí 
cual cayó la gran torre de babel.

Veneno maldito que destruyó mi vida
cuando creí que en lugar de caminar volaba
y un silencio brotó de pronto de la nada
ni el murmullo de las aves escuchaba
dormida en un profundo sueño 
para siempre perdida.


Ma Gloria Carreón Zapata.
Imagen de Google.

viernes, 26 de agosto de 2011

EL SECRETO DE LA CIGARRA





La luna le ha entregado su corazón al viento
suspira a grandes bocanadas en su vaivén cuando la toca,
y en el mar aplaude la gaviota ese mágico romance
uniéndose en el campo el ruiseñor y el cenzontle
cobijados de ilusión contemplando una esperanza
de envolverse en sus caricias uniéndose para siempre.


Y en el hueco de la acacia la cigarra los contempla
vistiéndolos de heno y lino enamorada de la aurora
confesando le a la luna los deslices de su amado
secreto que corre a voces en el campo y el verde prado.


Viento traicionero que acaricia las espigas y todo lo que a su paso toca
no merece el brillo ni la confianza de la luna,
viento traicionero le rompiste el corazón,
es infiel por que a su paso acaricia a las deidades
arrastrando la desdicha de quién lo ama con fervor.


Es un viento un Don Juan enamorado
¡miente cuándo declara a la luna sus amores,
miente cuando jura que la luna es todo para él
mientes carcelero de corazones cautivos!


Traicionaste la confianza mancillando un gran amor
ya la luna no da brillo, ni el cenzontle su canción
y de luto la cigarra se ha vestido de arrebol
no hay dolor más tormentoso que el puñal de la traición
cuándo se ama con locura y se ha entregado el corazón. 


Autoría: Ma Gloria Carreón Zapata





INÚTIL ESPERA.

Hoy me invade aquel recuerdo  de luna y cielo estrellado  veo el cerúleo despejado  de tus ojos más me acue...