miércoles, 12 de octubre de 2011

SEMBRANDO EL AMOR EN LA ESPERANZA


Y caminé con la luna a mis espaldas
hundida cada vez en las tinieblas
con el alma fría como el témpano de hielo
creyendo que en el mundo sola me encontraba.

Y olvidé la risa,
me olvidé de todo
solo una lágrima me acompañaba
y el corazón huérfano de cariño sollozaba.

Buscaba, ¿que buscaba, compañía?
cuando perdida estuve entre multitudes,
pero me faltaba él
me faltaba su calidez y su cariño.

Y casi al final de mi camino
unos ojos que a lo lejos me miraban
como un lucero que sin darme cuenta
sigiloso me alumbraba,
y en idiomas para mi desconocidos
su lenguaje descifré en su risa, su mirada
y decía que me amaba.

Impasible corazón que inquieta
hechizo de la luna encubridora
que al oído le confesó mis penas
cuando tras de mi lunas llenas él ya caminaba
y yo sin darme cuenta ya le amaba.

Y llegó el amor cargado de promesas
y en su mano ramos de frescas esperanzas 
rosas, violetas y azucenas
y unos labios sedientos me encontraban.

Y le amé haciendo a un lado
un tumulto de tristezas
me vestí de la más cara ilusión derramando risas
y un clavel de primavera me planté en el alma
me sacudí el pasado
y enterré mis penas.

Levantando mi rostro ahora doy gracias al cielo
y junto a él feliz de su mano
voy por la vida renovando sueños
viendo a la distancia como la vida pasa
y yo con él sembrando aún el amor en la esperanza.





Autoría: Ma Gloria Carreón Zapata

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MAMÁ

Torrente de ternura pilastra mi morada me mimas con dulzura divina madre amada Tus ojos y mirada tus manos tu sonrisa ...