viernes, 2 de octubre de 2015

APROXIMACIÓN AL CUENTO TIRSO Y SATURIA DE LA ESCRITORA MEXICANA MA. GLORIA CARREÓN ZAPATA











Por el escritor  venezolano Moisés CÁRDENAS








la escritora mexicana Ma. Gloria CARREÓN ZAPARA,
autora del cuento Tirso y Saturia.







Por Moisés CÁRDENAS
(viajesideral2@yahoo.com.ar)

L
eer es un acto placentero y maravilloso que sumerge nuestros sentidos en las palabras y hace que soñemos mágicos mundos. Escribir es un arte. Y como todo arte tiene sus trazos en la imaginación creativa. Hay lecturas fáciles y entendibles, pero hay otras lecturas que necesitan compresión. Leemos para aprender, viajar, descubrir, distraernos, encontrar una conciencia. Y el escribir es una tarea que va de la mano junto con la lectura. El escritor asume el oficio de diseñar constelaciones mediante la palabra. Sus lecturas hacen sus escrituras. Experiencias, vivencias, fantasías e intuiciones. La mente se despierta, abre los sentidos. Hace literatura día a día. Bajo los influjos de la sensibilidad.

Esto es lo que hace la escritora mexicana Ma. Gloria Carreón Zapata, que cada instante en cada momento abre al mundo su sensibilidad, sueña para escribir literatura. El cuentoTirso y Saturia, por la autora mexicana, posee en su estructura interior una «Introducción», un «Nudo o Trama», y un «Denselance», unas de las teorizaciones básicas del cuento. Pero a mi parecer el cuento Tirso y Saturia va más allá, y tiene elementos de Fantasía. Lo cual me hace pensar en José Balza quien comenta:
«La fantasía como espejo del mundo (que es de alguna manera el estado natural de lo ficticio) puede a veces alcanzar sorprendentes potencias en sí misma. Y eso cumple el más filoso y extraño gusto por lo imaginario: ocurre  cuando lo narrado se autovigila, cuando se desdobla o cuando revela sus secretos mecanismos de encantamiento» (Balza 1992, 36).

Leer  Tirso y Saturia, la fantasía producto de la imaginación desbordante de la autora, deja que el lector piense por unos instantes en los elementos que yacen en el texto. En el cuento está presente el amor como mantel de fondo. Aunque el tema del amor ha sido una constante en los poetas  y escritores, abordarlo en este cuento no deja de ser tedioso. Pues afirmo tajantemente que el amor es una fuente de vida. Y no importa cuántas veces se aborde en la literatura. La cosa es como se habla de él. Lo ideal y mágico es que se escriba en fantasía, en ficción para que ingrese al mundo de la mente. Sirva de disparador al lector y motivación en el texto. Tirso y Saturia, están unidos en amor. Recordemos lo que dice 1 Juan 4:8 “Dios es amor”.  Sin duda alguna, el amor es el alimento del alma. Es una música en el corazón. El personaje Carlos, suscita con Isaura un amor que muchos desearían y en la realidad pocos tienen, un amor que es ilimitado que va más allá. Hay seres que se aman en las gravitaciones del universo, sin estar en contacto físicamente; pueden estar separados, pero sus conexiones mentales originan una especie de cultivo amoroso, y pueden amarse desde la distancia o en el más allá de  la muerte. Para encontrarse en otro mundo. En el cuento se lee lo siguiente: 
[…]«Tanto es así que su sonrisa me incitaba al beso más ardiente de pronto, me tomó de la mano y mirándome fijamente en un leve susurro me habló en su acostumbrado tono.
-- ¿Amor, Isaura, puedes contemplar la inmensidad de agua que tienen los océanos?»
Acá se puede encontrar el elemento agua, que es el líquido vital de la existencia de las especies que habitan la tierra: animal, vegetal y humana. Todos necesitan del agua para vivir. Como todos sabemos nuestro cuerpo posee  70% de agua y hace que el corazón bombeé. Por eso pregunto:
¿Acaso el amor  aunque no sea tangible no requiere del liquido de la vida? Sin dudarlo, el amor es la explosión del universo y es alimentado por el agua. Quien fluye en nuestro organismo. De ahí que Isaura exprese:
«Dentro de mí  sentí el corazón desbordar de gozo, y al latir apresuradamente dejó escapar un suspiro sumiéndome en un éxtasis indecible, entre lo real y lo fantástico».
En de mencionar que en este cuento pueden encontrarse símbolos que resultan llamativos tales como: la pirámide, tres mujeres y caracoles:
«De pronto me vi salir de una gran pirámide, seguida por tres mujeres indígenas ataviadas con ropajes largos, en lo que yo vestía un lujoso y diminuto traje diseñado con caracoles vivos. Sentí pavor cuando a mi espalda escuché de pronto la voz de una de ellas».
El cuento nos va llevando a lugares fantásticos con la conexión de antiguas civilizaciones, cuando se lee «De pronto me vi salir de una gran pirámide», me recuerda al templo deKukulkán, (se encuentra en la península del Yucatán, México). Esta pirámide que posee cuatro fachadas principales, todas con su propia escalinata en el centro. La figura de la pirámide en el cuento es un código secreto (quizás producto de un sueño de la autora) esto lo sigo porque lo descifro como lector. La pirámide como elemento en el cuento, puede considerarse la elevación de un alma, el encuentro con un ser, una vida anterior.  La autora coloca a Isaura con un símbolo femenino, pues pirámide es nombre femenino. Un objeto femenino al pie para que lo tome una mujer, se envuelva en ella, busque su cuerpo.
Esta imagen se desvela con la oración: «seguida por tres mujeres». El numero 3 para los Kabalistas, le corresponde la constelación zodiacal de Geminis y el planeta Júpiter.  Samael Aun Weor, comenta: « […] porque en el Tres existe Armonía, Arte, Belleza». (Aun Weor 1979, 310).  La mujer es belleza y arte. La pirámide se une con la mujer y estos expresan armonía. La literatura es un arte y una armonía.

El uso de los caracoles en el cuento, puede representar varias cosas: «en lo que yo vestía un lujoso y diminuto traje diseñado con caracoles vivos». El caracol es considerado como símbolo lunar, en el cuento resulta de diversas formas de interpretar por el mismo simbolismo del caracol. No obstante, en el cuento es probable que en el caracol se asocie con transformación y evolución. En el cuento está lo siguiente:
«...-- No tema son doce, estos caracoles que cargo en este frasco al igual vivos están, como aquél amor que Tirso y usted se profesaron aquel día...-- »
Esta oración alude que el amor de Tirso con Saturia puede ser un amor santificado. «Son doce», corresponde a «doce apóstoles», y considero que el amor plasmado en el texto, es un amor al Creador Dios.
Siguiendo la lectura del cuento, Isaura pasa su rostro con la madre tierra, escucha su gemido, danza. Siente sin duda dolor y muestra compasión. Por eso surge:
«... --¡Hija del sol, es la hija del Sol...-- ».
Por lo tanto Isaura elemento lunar se une con el sol con Carlos, que vidas pasadas eran Tirso y Saturia. Cuando se señala en el texto:
«Para luego concluida la danza  comenzar el ritual al astro Rey», induce a pensar que el amor es un tejido del sol. Y la fuerza solar son los personajes, porque lo interesante lo encontramos casi al finaliza el cuento:
«Algo que colgaba en la gran pared me llamó la atención. Un enorme cuadro coloreado a mano del siglo XIX, mismo que tenía  grabado el año de 1868. Me fui acercando poco a poco hacia él, y grande fue mi sorpresa, mi amado Carlos  y yo, éramos los de la fotografía, en la cual más abajo apenas pude leer unas diminutas letras con los nombres de Tirzo y Saturia. A un lado había un viejo mueble, sobre el un pequeño frasco el cual contenía algo de líquido. Lo tomé entre mis manos  aun ignorando de qué se trataba para después correr hacia el cadáver de mi amado».
Hallar el año 1868, hace más interesante al texto para buscar un significado. Ese año 1868, fue un año que ocurrió el Levantamiento en Puebla, Levantamiento en Sinaloa y el Levantamiento en Yucatan; luchas armadas que dejaron bajas, y poblaciones arrasadas, donde mujeres perdieron sus hombres amados. Al igual que el amor entre dos seres, algunas situaciones pueden arrebatar al amor, y los amados cada uno queda aislado, moribundo, para perderse en un fugaz de luz. Verse de nuevo en otra vida. Y así es como termina el cuento:
«...-- " Mi amor, nos encontraremos en la siguiente vida" Más allá de la misma muerte...-- ».
La lectura del cuento Tirso y Saturia  de la escritora Ma. Gloria Carreón Zapata, abre los sentidos para el amor. El lector podrá conmoverse con los personajes. Si encuentra este estado emocional, beberá la fantasía de la narrativa.



2 comentarios:

  1. Indudablemente una gran escritora ....abrazos amiga

    ResponderEliminar
  2. Ma. Gloria, una gran escritora y vos, un gran intérprete-comentarista. !Felicidades!

    ResponderEliminar

MAMÁ

Torrente de ternura pilastra mi morada me mimas con dulzura divina madre amada Tus ojos y mirada tus manos tu sonrisa ...