¡AH! LOS DULCES SUEÑOS.



Hibleos mensajeros
que se columpian en mi testa,
inmóvil los examino uno a uno
en las oscuras sendas de la conciencia.

Arrebolados cielos su destello es pasajero
era yo en mi quimera una princesa
él, él simplemente gota de rocío
que resbala por mi delirante rostro.

Espejismo, ilusión, ¡qué sé yo!
sólo sé que lo quise y me quería
anhelo, entrega, olvido
hoy en el pecho anido.

Extravío, utopía la vida es eso
que se consume a través del tiempo
en tanto el recuerdo protesta y se aferra
escondido en lo profundo del pensamiento.

Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.
Imagen tomada de Google.

Comentarios

Entradas populares