jueves, 18 de septiembre de 2014

EL POETA NUNCA MUERE



El poeta nunca muere;
sigue viviendo 
a través de la palabra
de la brisa marina, 
de valles y montañas 
en el silencio de la noche
y en las voces del viento.

Vive en la sonrisa de un niño,
en su mirada tierna
en el resplandor del arcoiris
en el canoro canto del cenzontle,
en el rayo partido del sol
dentro del aroma fresco de las flores 

que abren al verano.

El poeta nunca muere, 
sigue viviendo a través de sus letras. 
Nos priva de su presencia si, 
más nos deja en heredad 


la esencia de su nobleza.

El poeta 

habita en la oscuridad del silencio;
en la roca que se posa detrás del horizonte
y hace danzar al viento,

mora en la luna plateada, 
su cómplice y compañera,
en la sílaba del agua que no tiene final
en el acento de la tierra 

al cual nunca lo borra el tiempo,
en el punto y la coma de la nube, 


descansando en la linea de  un poema.

Es el verso conjugado de la palabra amar
es la misma vida; más nunca muere, 
sencillamente se adelanta a pintar versos
en los lindes del tiempo y el espacio,
y vive susurrando palabras de amor 
en el oído de su fiel lector,

habita en todas las cosas
porque de ellas nutre su musa.

Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.
Imagen del rey poeta Nezaualcoyótl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MAMÁ

Torrente de ternura pilastra mi morada me mimas con dulzura divina madre amada Tus ojos y mirada tus manos tu sonrisa ...