jueves, 18 de septiembre de 2014

¿QUÉ SERÍA DE LA VIDA SIN LOS POETAS?




¡Que fastidio!
sería como vivir deambulando sin sentido
como una campana sin debajo de metal fundido, 
tal como una rosa sin aroma y sin astilla
a modo de un beso huérfano y sin destino.

Benditos los poetas que nos regalan su lirismo,
para dar vida a las almas apasionadas
esperanzas al caído e ilusiones al huérfano de nido.
¡Dan fuerza al romanticismo!

Optimismo derrochan por doquier
aunque por dentro ilusionados
esbozan su amado amor,
y el alma solloce impotente,
por las injusticias que padece la gente.

Bendito sea el ángel del bardo,
que ilumina su musa a diario,
y sus obras nos regala constante,
sin más recompensa que ver la alegría
en el rostro de su lector.

¡Que no muera nunca el romanticismo
que no falte nunca la poesía,
que no muera el amor,
Bienaventurado sea el poeta, lírico trovador!



Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.
Imagen tomada de Google.

2 comentarios:

  1. Un compartir escrito con el verdadero sentimiento, felicitaciones por el blog, me ha encantado, desde ya seguidor de sus obras... un abrazo desde el Perú.
    Juan José Cautivo

    ResponderEliminar
  2. Gracias estimado autor Juan José por su visita, un cordial saludo desde México.

    ResponderEliminar

MAMÁ

Torrente de ternura pilastra mi morada me mimas con dulzura divina madre amada Tus ojos y mirada tus manos tu sonrisa ...