jueves, 3 de abril de 2014

MORIR POR TU AMOR




Que dicha tan grande
sería morir en tus brazos,
sucumbir por este amor que disloca
mis pensamientos sacros.

Si, que placer, que gozo
sería morir contemplando tus amielados ojos;
esa dulzura que un día, me hizo perder la calma,
la cual llevo grabada por siempre en mi alma.

Morir así sería mi más grande utopía,
en tus brazos y contemplando tu dulce rostro;
y esa tu mirada que aún me tiene hechizada,
fundirme en ella para llevarla conmigo al nirvana.

Morir por tu amor que dicha sería,
entregarte mi vida en voto a nuestra alegría,
de esta pasión tan grande
como no existe en la vida,
un amor que se ha clavado
y que estoy segura, nunca cerrará la herida.

Por lo tanto pienso, que dicha tan grande la mía
el haberme alimentado de tu mies
el amarte tanto, por eso.
¡Mil veces morir que ir por la vida
con el silencio en mis labios
y el corazón vencido!
Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MAMÁ

Torrente de ternura pilastra mi morada me mimas con dulzura divina madre amada Tus ojos y mirada tus manos tu sonrisa ...