domingo, 14 de abril de 2013

AMADO MÍO


Aligera los pasos, ven,
ven, hagamos el amor,
despójate de tus deseos
depositan dolos en mi aún
fragante cuerpo.

Tiéndete sobre mi talle,
peina mis más sublimes sueños
condenados a morir de incertidumbre
resbalando sobre el acantilado
del más terrible desconsuelo.

Hoy el viento me sabe a ti,
y la noche marrullera esta despierta
esperando posar su desiderativa boca
en la explanada de tu vientre provocativo.

Amado dueño mío
hoy he podido descifrar tu vuelo
en el lenguaje del extravío
en lo que mi mente ha quedado fertilizada
de tanta espera.

Corre ven que la noche marrullera tiene alas.

Autora: Ma Gloria Carreón Zapata.
Imagen tomada de Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MAMÁ

Torrente de ternura pilastra mi morada me mimas con dulzura divina madre amada Tus ojos y mirada tus manos tu sonrisa ...