jueves, 13 de enero de 2011

MI REGALO DE NAVIDAD




En la soledad del alma
cuando no se tienen sueños
de pronto emerge como un
milagro la luz de la esperanza.

De volver a entrar al mundo
mágico al cuál pertenecí
hace ya mucho tiempo,
pero todo termina y de
nuevo el alma se sumerge en
las tinieblas frias del averno.

Llegas nuevamente con paso firme,
inquietando a este pobre
corazón inquieto, estás ahí,
mudo, renaciendo de la nada.

Y en noche buena me entregas
la luz de la esperanza , una cajita
llena de sueños, mimos, caricias
 abrazos, besos y un te quiero.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

MAMÁ

Torrente de ternura pilastra mi morada me mimas con dulzura divina madre amada Tus ojos y mirada tus manos tu sonrisa ...