sábado, 10 de enero de 2015

TAMBIÉN YO COMO TÚ



Un día en la vida también amé y fui amada 
conocí la felicidad a su lado;
mi sonrisa iluminó su corazón

como dos locos desquiciados nos amábamos
y soñábamos con amarnos más allá de la eternidad,
fui como pétalo frágil en sus manos
un día...


Yo cómo tú también entregué mi corazón.


Llegué igual que tú a rozar el cielo 
con la yema de mis dedos,
dancé sublimes melodías sobre nubes de algodón,
"Venecia sin ti, y Nuestro Amor será un Himno",


en los brazos de mi gran amor.


Un día también nos iluminó el lucero de la noche
así mismo canté de amores como tú, 
él, fue el muso de mis poesías

yo su musa y poeta de la red,

somos los dos poetas que antaño le cantaron al amor
y en un gran juramento sellamos nuestra gran pasión.


De aquél cariño testigo son nuestros poemas


el amor se marchó dejando vacía el alma mía,
sólo unos versos  y un adiós nos dejó,
más luego comprendí que así es el amor.


Todo tiene en la vida un principio y un final,
y el nuestro terminó,
dejando una herida en el alma
y hoy sólo me queda recordar

aquél gran amor que un día me supo amar
más nunca me arrepentí de amarle a él,

si volviera a nacer, nuevamente mi vida le entregaría.

Autora: Ma. Gloria Carreón Zapata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MAMÁ

Torrente de ternura pilastra mi morada me mimas con dulzura divina madre amada Tus ojos y mirada tus manos tu sonrisa ...