domingo, 2 de abril de 2017

AUSENCIAS



Quise retener la caracola por siempre en el puño de mi mano, pero se me ha escapado, quizá a otros mares, desee hacer eterno el momento vivido pero lamentablemente todo ha fenecido.
Las flores han perdido su color y el canto de las aves se ha vuelto mudo, ya no danza la noche en mi balcón como antes lo hacía primor, ya las sabanas frías están y yo cada día me hundo en total melancolía. 
¿Será que la vida es así, será que el tedio ha arrasado con éste sentimiento?
Ya no juega la tarde con la luna y el señor sol se ha escondido tras el horizonte, asomando su rostro burlón y en ecos me envía desde lontananza su despedida.
Ya las olas del argentado se han vuelto perezosas, ya no besan la luna y cada una arrastra la arena gimiendo en silencio.
¿Dónde está aquél ayer, dónde se ha escondido la ilusión?, aquella pasión que a raudales un día me ciñó. Lentamente pasa el tiempo en tanto yo me aferro al último estío evocando
la alusión en que tantas veces anduve de tu mano retando la existencia, y hoy sólo soy un pétalo marchito que al vaivén del viento remolca aflicción.

Imagen de Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRE NUBES BLANCAS.

Navego atónita entre nubes blancas cubierta de ósculos dulces ternezas su boca recita palabras francas amo sus insuperables...