martes, 4 de abril de 2017

DIALOGO ENTRE SORDOS (Dueto)


Dígame vuestra merced
que queriéndome tapar de éste frío
no hallare un abrigo,
más quisiera estar con vos
aunque sea a palos
calentome de una vez, 
sin no es con cariño, a leñazos.

Mire usted caballero
con tres palabras le diré,
que es usted un atrevido,
¿desea de mí el pandero?
y no contento con eso
también pide el corazón
que vuestra merced ha perdido,
¡Inmaculada Concesión,
éste viejo verde tiene de noble 
lo que yo de sor!

Mil perdones mi doncella,
más no sé cómo explicarle
porque llevo en el alma un estandarte
y en mi corazón una niebla
más no he querido equivocarme
pero he errado mi camino
porque no puedo mirarle,
disculpe mujer bella
soy jorobado y cegato
y le pido perdón por mi alegato.

Noble caballero 
no busque usted escusas
que entre musas y garatusas 
hay una gran diferencia
Pretende usted poseer 
lo más preciado que tengo, 
y por eso le confieso…
que soy de humilde cuna
honorable como ninguna,
perdono su atrevimiento 
se lo dejo a su conciencia,
no deseo que usted muera 
como Crisóstomo murió de amor 
por la melindrosa Marcela,
sé que vos es un hidalgo 
aparte de rico y sabio…

¡Por Dios!, ruego que no os ofendéis
¿sabéis? sólo pretendo un poco
de calor y alimento,
le juro por mil batallas
que no he querido ofenderle
si lo hubiere echo, que Dios,
me lo reprenda
y el diablo me lo comprenda,
si no, que me liberen de ésta condena
mujer que a todos desdeña 
a nadie brinda esperanza
tan insolidaria como perversa.

¡Vaya noble caballero
donde amarran los pepinos
y se revuelcan los cochinos!
nunca prometo y nunca engaño
enemiga soy de causar daño,
soy libre como el viento
no me sujeto a ningún aspaviento.

Le pido nobles disculpas
ahora mismo mi señora
le ánimo a que cada uno 
vayamos por distinto rumbo
que yo ahora mismo ensillo mi burro
quien es y sigue siendo mi más fiel amigo,
pero de recuerdo me llevo su pandero,
sus besos y mis sueños hechos.

Autores: Juan Vicente Rodríguez (España)
Imagen tomada de Google.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ENTRE NUBES BLANCAS.

Navego atónita entre nubes blancas cubierta de ósculos dulces ternezas su boca recita palabras francas amo sus insuperables...